Duatlón de Villanueva de la Cañada

IMG-20160125-WA0002Nuestros triatletas compitieron en el día de ayer en el Duatlon de Villanueva de la cañada, demostrando que están en buena forma.

 

Entrenar transiciones para duatlón

En las competiciones de duatlón uno de los aspectos más importantes son las transiciones. En ellas podemos perder todas nuestras opciones de hacer un buen tiempo si no las hacemos de una manera fluida, no debemos perder tiempo poniéndonos las zapatillas, corriendo con las calas, parando y subiéndonos a la bici desde parados. La forma más rápida es subirse en marcha con las zapatillas puestas en los pedales. Para ello es necesario practicar la subida y bajada de la bici de la siguiente forma:

 

PRIMERA TRANSICION, SUBIR A LA BICI

Hay que buscar una recta, corre dirigiendo la bicicleta con tu mano siempre agarrándola por el sillín. Cuando hayas recorrido aproximadamente 20-30m pasa a agarrar la bicicleta por el manillar con ambas manos, una vez ahí, carga el peso sobre el pie del lado contrario a la bicicleta y al tiempo que tomas impulso con ese pie pasa la pierna contraria por encima del sillín.

 

COLOCAR LAS ZAPATILLAS EN LOS PEDALES

Para que las zapatillas se queden bien fijadas a los pedales, es necesario colocarle gomas elásticas. Para ello, la zapatilla debe ser específica de triatlón, porque este tipo de zapatilla presenta en la parte posterior un soporte para atar la goma.

Normalmente, la goma de la zapatilla del lado del cambio va atada al desviador delantero. La goma del lado contrario normalmente va al cierre de la rueda trasera.

 

METER LOS PIES DENTRO DE LAS ZAPATILLAS DE BICI 

Una vez estemos subidos en la bicicleta y hemos conseguido cierta inercia, es importante practicar la técnica de meter los pies en las zapatillas.

Para ello tenemos que mirar hacia abajo, apuntar con la punta de los dedos hacia la apertura de la zapatilla e introducirlos con un movimiento rápido y simultáneo. Una vez los dos pies estén dentro de las mismas, empezamos a pedalear para no perder inercia, al tiempo que vamos terminando de abrocharlas.

Tras haber recorrido unos metros con las zapatillas bien abrochadas, procedemos a realizar la maniobra contraria simulando la entrada en la segunda transición

 

SEGUNDA TRANSICIÓN, BAJAR DE LA BICI

Primero comenzamos a desabrocharnos los cierres a medida que vamos pedaleando. Después sacamos los pies y los ponemos encima de ellas para realizar las últimas pedaladas de aproximación hasta la línea de desmonte. Después procedemos a bajar de la bici, apoyamos el peso sobre una pierna pasando por detrás del sillín la pierna contraria agarrando fuertemente el manillar con ambas manos.

Una vez que las dos piernas estén a la misma altura pondremos pie a tierra y seguiremos corriendo hacia el box agarrando de nuevo la bici por el sillín con una mano. El primer pie que apoyamos siempre es el contrario al de apoyo, es decir, el de la pierna que hemos pasado por detrás del sillín.

 

PONERSE LAS ZAPATILLAS PARA CORRER

Es clave utilizar cordones elásticos y no los convencionales, ya que perderíamos mucho tiempo en atarlos. Practicaremos el modo de meter los pies rápidos, hay que regular  la fuerza del cordón encontrando el punto intermedio en el que nos permita meter el pie bien y a su vez no se nos quede demasiado suelta para correr.

 

Practicando habitualmente las transiciones no tendremos problemas a la hora de competir y veremos mejorado nuestro rendimiento.

Estudio de la pisada

 

¿ Qué tipo de pisada tengo ?

Una de las grandes dudas del corredor es el tipo de pisada que tiene. En la actualidad muchas tiendas de deporte y sobre todo las dedicadas al atletismo tienen analizadores de pisada y con la compra de zapatillas te la suelen realizar de forma gratuita.

A continuación voy a enseñaros a realizar en casa una prueba fácil y barata para analizaros vosotros mismos la pisada, solo necesitareis un par de folios y betadine.

Primero nos sentamos en una silla y ponemos los folios en el suelo delante de nosotros. A continuación nos untamos toda la planta de los pies con betadine, una vez hecho esto ponemos los pies sobre los folios marcando bien las huellas en ellos.

pisadas

Cuando tenemos las huellas en los folios pasamos a identificar nuestra pisada, lo fundamental para distinguir los tres tipos que hay es la anchura de la marca que hay entre la zona delantera del pie y el talón. Si es muy ancha seremos pronadores o lo que es lo mismo pisamos con la parte interior del pie, si es muy estrecha o inexistente seremos supinadores , pisamos con la parte exterior del pie, cuando la anchura no es demasiado ancha ni demasiado estrecha nuestra pisada será neutra.

Saber esto nos ayudara a la hora de comprar zapatillas y  evitar lesiones en un futuro.